Prohibir despierta el deseo. Cómo evitar la palabra NO al dar una norma en clase

Prohibir despierta el deseo. Y lo despierta aún más cuando nos referimos a las Normasde un Centro Escolar. Seguramente, palabras como Reglamento de Régimen Interno, Reglamento Orgánico de Centro, Derechos y Deberes de los Alumnos, Normas de Convivencia… forman parte de vuestro día a día durante una jornada escolar.LosCentros Educativos están repletos de Normas que toda la Comunidad Educativa dede acatar para su buen funcionamiento. Pues bien, hay varias formas de afrontar estas Normas que hoy me gustaría compartir con todos vosotros.

Se trata de una actividad que podéis realizar con los alumnos a lo largo del curso en cualquiera de vuestras clases o, preferiblemente, durante una sesión de Tutoría. Es muy probable que el Plan de Actuación Tutorial de vuestro centro recoja en su programación la información sobre las Normas que deben cumplirse en un centro. De hecho, si echáis un vistazo al Reglamento,  podréis extraer de él una cantidad considerable de Normas que tanto alumnos como el resto de miembros de laComunidad Educativa deben cumplir.

Personalmente soy partidario de dar a los alumnos un mínimo de Normas durante el curso, por ejemplo, un máximo de cinco. He comprobado que es mucho más efectivo dar pocas normas, pero que estas se cumplan a rajatabla a lo largo del curso.

Pues es a partir de estas cinco Normas que os propongo la siguiente Actividad de Tutoría. Se trata de elegir entre todos cuáles son las cinco Normas que deberían cumplirse por encima de cualquier otra.  Haced que sean vuestros alumnos los que elijan estas normas y comprobaréis como la gran mayoría de estas llevan consigo la palabra NO.  Pues bien, de lo que se trata es de conseguir, con vuestra ayuda y orientación, eliminar la palabra NO manteniendo el sentido de la Norma. Si lo conseguís, el resultado es un tipo de norma mucho más amable que se traduce en un mayor cumplimiento de la misma por parte del alumnado. Con la eliminación de la palabra NO la Norma parece que en lugar de una prohibición se transforma en unarecomendación , reflexión o lema. Os sorprenderá lo efectivo que puede resultar.

Aquí va un ejemplo de lo que os quiero transmitir:

Estas son cinco de las muchas normas que se pueden elegir. Lo ideal es que sean los propios alumnos los que entre ellos elijan cuáles serán las Normas que para ellos tendrán más peso a lo largo del curso.

¿Qué conseguiremos con ello?

  1. Implicar a los alumnos en las Normas del Centro.
  2. Hacerles partícipes del Reglamento del Centro Escolar.
  3. Transformar una prohibición con una recomendación.
  4. Aumentar la empatía entre alumno-alumno y alumno-profesor.
  5. Fomentar el trabajo en equipo y el consenso.

Una vez se han elegido las normas sin la palabra NO, es muy conveniente que estén expuestas de modo visible en la clase, porque ello refuerza el pacto con el que habéis llegado con vuestros alumnos y además, en caso de que no se respete, se puede señalar la Norma y reflexionar sobre su incumplimiento entre todos.

¡Animaos a llevar a cabo esta actividad y contadme vuestras impresiones!

Espero que este artículo os haya sido de utilidad.

 

Vía justificaturespuesta.com

 

(193 Posts)

José Aurelio Pina Romero, Licenciado en Ciencias y Técnicas Estadística por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Ejerce como profesor de Matemáticas en el IES Bahía de Babel. Es amante de las nuevas tecnologías y metodologías educativas, y en su tiempo libre le gusta practicar deporte y viajar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *